Buscar

Isla Fanerón

Etiqueta

tierra

“Ven, Wilkilén, siéntate a mi lado – le había dicho Vieja Kush -. Voy a contarte de una que, a partir de esta noche, será mi hermana y compañera eterna. No te asustes cuando escuches su nombre; ni la culpes por hacer lo necesario. ¿Conoces a alguien a quien le agrade comer manzanas que pendan años y años de los árboles? Tampoco lo conozco yo. Y dime, ¿cómo nacerían manzanas nuevas si las que ya cumplieron con lo suyo no dejaran sitio en las ramas? ¿Podríamos tu y yo ser viejas al mismo tiempo? ¿Quién le enseñaría a quién? La hermana Muerte carga con una tarea que todos comprenden pero pocos perdonan. Sin ella, los hombres no mirarían al cielo en las noches claras, tampoco cantarían. Sin ella, no existirían ni el suspiro ni el deseo. Sin ella nadie en este mundo se ocuparía de ser feliz.”

“Saga de los confines: los días de la sombra” – Liliana Bodoc

“Durante horas escuchó los cantos repitiendo la historia del sol padre, que estaba más allá del sol cotidiano que alumbra el cielo, era un fuego invisible de donde provenía la creación; escuchó de la gota de sangre que se desprendió de la luna para dar origen al primer hombre; cantaron sobre el río de leche, que contenía todas las semillas de la vida, pero también putrefacción y muerte; ese río conducía al reino donde los chamanes, como Walimai, se encontraban con los espíritus y otros seres sobrenaturales para recibir sabiduría y poder de curar. Dijeron que todo lo que existe es soñado por la Madre Tierra, que cada estrella sueña a sus habitantes y todo lo que ocurre en el universo es una ilusión, puros sueños dentro de otros sueños.”

“La Ciudad de las Bestias” – Isabel Allende

“La Tierra se abre como un pan. No. En realidad cede quejumbrosa ante una grieta veloz. Es una hembra que se resiste a dar a luz. Pero finalmente dá.”

“Cuaderno de viajes de Ciruelo” – Ciruelo Cabral

“A menudo quiero despertar en esa tierra de fósiles que se ve allá. Esa que rezuma espejismos y por la que reptan toda clase de animales invisibles. Sé que amanecer allí es peligroso pues hay riesgo de fundirse en el aura de los vientos para rehacerse luego en algo diferente. Pero quiero estar allá aunque sea en un cuerpo indefinido, para ver almas evaporarse de las piedras.”

“Cuaderno de viajes de Ciruelo” – Ciruelo Cabral

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑