“¡Al fin viniste!”

Dijo la sonrisa, colapsando sobre si misma
Los dientes chuecos encimándose como en un abrazo íntimo
Como si se hubiesen estado mirando por mucho tiempo sin poder tocarse

Y yo
Que no sé bien qué decirles
¿Que otra opción tenía disponible?
¿Que más podía hacer que mentirles?

“Si, hermana mía, ¡he venido
Y con noticias del sur!
El primogénito esta próximo
Se acerca su cuerpo en poderoso alud”

“Tardaste demasiado
Estábamos impacientes
Mentiría si dijera que no te extrañamos
Nosotros: yo y los dientes”

“No debieran gastar
Su blancura en nimiedades
La debieran de guardar
Para el niño y sus malabares”

Se excitan los labios y dientes:
“¿Sera malabarista nuestro dueño?
Acaso del circo o solo de calles?
¿Nos romperá con alguna de sus hazañas
O nos iremos rodeados de caries?”

El calor me derrite los ojos
No veo la boca pero la siento
Porque aunque la figura sea abstracta
Todavía se huele su aliento
La duda no puede prestarme más tiempo
Las noticia se deshace en un escarmiento
No hay alternativa, tendré que contarla
Y que esta sonrisa se convierta en la de un muerto

Miro fijo al horizonte
buscando una muesca
“Salud, mis mártires
Salud a partir de este momento
Las noticias son falsas, mi bien,
Ha desaparecido el primogénito”

No es una palabra
No es ninguna de las siguientes:
Mueca
Señal
Dolor
Miedo
Fruncimiento
Nausea
Naufragio
Ni muerte

Es un movimiento irrestricto
De la emoción por su vertiente
Es el sinceramiento impreso,
Invicto, en su superficie doliente
Es magia que se conoce truco
Pero aún así nos divierte
Es despedida desmedida al mundo
Fue sentir que el cuerpo no siente

“No tenemos propósito
Somos sólo músculo y hueso
No tenemos fin en este espacio
No podemos hacer feliz al muerto”

“Se equivocan, mis disculpas
Se equivocan hermanes mies
Pueden, desde allí, ser su esencia
Hacer de cuenta que el alma
Del niño
Existe”

Se calma el ambiente
La lucha es más dura desde el limbo
No dura mucho: la boca es valiente
Sabe que mordiendo puede causar un sismo
Mas no es el fin de este grupo
Su historia no fue, no pudo
No habrá placas que choquen en su mundo
No moverán ningún músculo en su futuro

¿Y eso es todo?
¿La misma historia contada diez veces?
Para nada, lector, oyente o amigo
Pues por algo se inventaron los meses

La esperanza
Es hierro
Puesto al fuego
Con la marca del universo
Impresa en su extremo
Es la única materia
A la que tiene miedo el destino
Ya que después de probar
Y probar
Y probar
El primogénito
Vino

Mas el tiempo nos transforma a todos
Sonrisa tiene, pero no es lo mismo
Es el doble de hermosa, digo
Y digo doble porque en gemelas vino

Bienvenidas sean al mundo
Milagros alados con mirada de azul
Bienvenidas sean y quédense
Que las estamos esperando hace mucho