El desierto es prisión constante de mis ideas
el bosque libertad obligada de mi ser
en uno me encuentro rodeado de puertas
y en otro veo cerrojos caer
En la arena veo a mis hermanos derretidos
en las hojas veo a mis hermanas hinchadas
Unos me despojan de todos mis sentidos
y otras me deshacen con críticas miradas
“¿Por qué no tiene olor este escorpión?
Murmullan las alimañas
“¿Por qué no tiene esencia esta rana?”
Se croen entre ellas
“Porque del perfume me reí, hermanas mías”
Replico en cruel ironía