Resplandecientes estaban tus manos amada mia
resplandecientes y llenas de amor
resplandeciente también mi destino
hasta que llegue el cuervo, corazón
Su pico sin plumas es puro
su cuerpo emplumado ya no
sus alas lo pegan al suelo
y sus ojos al alma de un dios
Si sombras me faltan y sangre
¿soy algo más que una voz?
Si no canto al son de sus lágrimas
¿me dará el invierno perdón?
Sin buitres la arena me come
verano de cruel picazón
detrás de tus uñas me escondo
a pesar de romper la razón
El sabor de tus gritos me sana
el olor de tus graves también
el sonido del cuervo en el agua
llena de vida mi sien