Cada dos noches el mismo suspiro
Una ramificación con sangre de venas,
Soltera en su deber pero pronta a estallar
Un dolor onírico que señalan los pulmones
Cada vuelta de la pluma
Un nuevo país

“Saltemos!”, sangraban las plumas suspiradas
Como si no fuese suficiente pecado que fuesen plumas
¿Y cuándo nos ha dado algo
Destapar el atrapasueños?
Si las pesadillas no pesan
Y por eso son tan fáciles de tejer.

|| Cada dos días sueño que estoy en otro país
Y en el medio me abruman las pesadillas ||