“Durante horas escuchó los cantos repitiendo la historia del sol padre, que estaba más allá del sol cotidiano que alumbra el cielo, era un fuego invisible de donde provenía la creación; escuchó de la gota de sangre que se desprendió de la luna para dar origen al primer hombre; cantaron sobre el río de leche, que contenía todas las semillas de la vida, pero también putrefacción y muerte; ese río conducía al reino donde los chamanes, como Walimai, se encontraban con los espíritus y otros seres sobrenaturales para recibir sabiduría y poder de curar. Dijeron que todo lo que existe es soñado por la Madre Tierra, que cada estrella sueña a sus habitantes y todo lo que ocurre en el universo es una ilusión, puros sueños dentro de otros sueños.”

“La Ciudad de las Bestias” – Isabel Allende